CONÓCENOS

En un contexto ultra-multicolor, incluso lo más colorido parece gris. Vivir rodeado de estímulos hace que todo se vuelva difuso, indistinguible, carente de intención.
Como un espectáculo de fuegos artificiales que se repite durante horas.

Entonces son los detalles los que realmente expresan algo a lo que vale la pena ponerle atención.

Y si esos detalles marcan un énfasis personal, una intención que va más allá de lo estético por lo estético, entonces dejan de ser detalles y pasan a ser un acento.
El acento de tu actitud.

La producción industrial masiva y la propagación digital de todo tipo de creaciones hicieron que se perdiera el sentido del objeto. El consumismo ligado a lo material desprestigió el valor de lo que podemos tomar con las manos,
sentir, oler y vestir.

Pero muchos se resistieron. Nos resistimos. Y seguimos creyendo que un detalle, un acento, simboliza y comunica más allá de la materia:
es una expresión del espíritu.

BANDALIC

Colección de Culto